Saltar al contenido
Esculpe tu vida

Soy mi propia luz

Crecimiento personal

Toda la responsabilidad cae en mis hombros

 

Esto es para ti, siéntelo, valora su significado, desgránalo, sácale todo el jugo ¡hazlo tuyo!

 

Un día me levanté, mientras veía caer copos de nieve por la ventana me vino una imagen de mí. ¿Ese era yo?

Siempre he pensado en querer dar una imagen a los demás para sentirme cómodo con mi entorno. Es la alimentación de mis complejos hacia los otros.

Ahora dudo si alguna vez me he dejado ver tal y como soy o solo soy un oasis de lo que los demás quieren que sea.

Necesitaba el momento de quitarme la venda de los ojos y empezar a quererme un poco más. Se acabó eso de agradar a los demás para destacar, se acabó eso de no mostrarme como soy para pasar desapercibido.

Sé que en mi infinito interior todos mis pensamientos son solo eso, míos.

La vida está demasiado ocupada como para creerme el centro del mundo. Es el momento, ha llegado, tengo que salir de mi armadura, empezar a crecer hacia la dirección que yo decida. Se acabó el querer más a esas personas por encima de mí.

 

El caminar de los elefantes

 

Ya finalizó el drama de mi vida, ahora me toca quererme incondicionalmente, ese amor que brota de uno mismo y lo comparte con los demás casi sin darse uno cuenta.

Mi sonrisa al mundo la he contagiado y le han salido hoyuelos.

Me han dicho que mi vida sigue siendo la misma. ¡Para nada! Todo ha cambiado tanto que no puedo expresarlo con palabras.

Ahora todo tiene otro sentido desde que tomé la determinación de quererme cada instante, de sonreír a los problemas y convertirlos en oportunidades para crecer.

Hoy me levanto, bebo agua y  como hojas de árboles, todo lo demás son banalidades en mi cabeza, nada importa cuando soy feliz.

Tengo la receta mágica. Si por fin.

Me valoro como soy, estoy orgulloso de verme tan feliz, he cambiado, la energía inunda mi cuerpo. Estoy radiante, ahora sé que todo lo puedo cambiar y hacerlo mejor.

Me siento tan libre que incluso puedo volar.

El mundo ya no es un lugar que temer, se ha convertido en el mejor de mis amigos. Lo quiero recorrer, sentir, disfrutar, llorar, golpear, jugar e infinidad de verbos.

Me está esperando. Pues se terminó la espera porque ya me siento listo para coser todas mis heridas.

 

Deshaciendo lazos

 

A veces bien, a veces mal. ¡Qué más da!

Me amo, cada mañana me lo repito desde el otro lado del espejo. Ese que está al otro lado al principio me miraba incrédulo, aunque a base de decírselo ahora ya se lo cree y su rostro ha cambiado.

Ha cambiado porque se lo expreso desde el corazón y creo en él. Si no nada de esto tendría sentido.

Ahora somos grandes compañeros, me escucha, me apoya y me ama. Es todo lo que puedo pedir.

Soy el responsable de lo que veo. Todo lo que parece sucederme no es casualidad, yo mismo lo he pedido, me guste o no y sucede tal y como lo he deseado.

Eres la sensación más bella que he experimentado. Amor sigue recorriendo cada tejido de mi cuerpo y si te vas vuelve pronto.

Eres mis ganas de crecer.

Te quiero, me quiero.